Aislamiento de Bacterias Anaerobias

Bacterias Anaerobias

Bacterias Anaerobias

La presencia o ausencia de oxígeno, influencia fuertemente el metabolismo de los microorganismos, permitiendo clasificarlos en tres categorías  de acuerdo a la dependencia de la respiración aeróbica para su desarrollo:

  • Aeróbicos estrictos: Dependen exclusivamente de la respiración aeróbica, dónde el oxígeno es el aceptor final de electrones.
  • Anaeróbicos estrictos: el oxígeno es tóxico.
  • Anaeróbicos facultativos: Son bacterias que poseen un sistema de enzimas que les permiten utilizar oxígeno libre o alguna fuente alternativa de oxígeno como es el nitrato. Si el oxígeno esta presente, tienden a utilizarlo en preferencia a la vía alternativa. Hay microorganismos que se les considera indiferentes, porque no muestran preferencia por ninguna condición aerobia o anaerobia, pueden crecer bien en condiciones aerobias y anaerobias.
  • Microaerofilos: Son organismos que requieren oxígeno libre, pero solo en pequeñas cantidades.

Cuatro de las consideraciones más importantes en el cultivo de bacterias anaerobias son:

  1. Cultivar el material clínico inmediatamente después de obtenido.
  2. Emplear medios frescos
  3. Obtener adecuadas condiciones anaerobias.
  4. Efectuar el subcultivo de colonias inmediatamente después de sacarlas de un medio anaerobio.

Las muestras clínicas se deben cultivar inmediatamente después de colectadas pues algunos organismos anaerobios  son bastantes sensibles al ser expuestas al oxígeno y mueren rápidamente en un medio aerobio.

Se prefieren los líquidos aspirados, al material obtenido con escobillón (no permitir nunca que los materiales de los escobillones se seque).  Si no es posible cultivar una muestra de inmediato, el material debe colocarse en un medio que contenga un agente reductor como cisteína o tioglicolato a la temperatura ambiente durante un periodo que no exceda de dos horas.

Preparar y teñir frotis directos de cada muestra. Para tener idea de la cantidad y el tipo de organismo en la muestra. También puede ser útil examinar montajes húmedos de material no teñido, frotis con tinción para ácido-resistentes, y frotis teñidos con Giemsa. Empléense pipetas capilares para preparar frotis de muestras líquidas o utilícense los escobillones directamente. Importante registrar:

Tubo de ensayo .jpg

  1. La reacción al gram, el tamaño, la forma y la cantidad relativa de los organismos presentes.
  2. La presencia de esporas y su forma y posición en la célula.
  3. Cualquier características morfológica especial como ramificación, pseudo-ramificación, formación de cadenas, filamentos, cuerpos esféricos, o diminutas formas granulares.

Inocular medios primarios de aislamiento lo más pronto posible una vez recibidas las muestras:

  • Muestras líquidas: Utilizar una pipeta capilar para inocular los medios líquidos o semisólidos cerca gotas de inóculo . del fondo con 1 ó 2 gotas del inóculo. Colocar 1 gota en cada medio de cultivo en placa y sembrar por estría para lograr aislamiento.
    • Para el aislamiento de Bacteroides melaninogenicus, se debe añadir 5.0 mg de hemina y 0.5mg de menadiona (esterilizada con filtro) a cada litro de medio de cultivo para aislamiento.
  • Tejidos u otras muestras sólidas: Añadir suficiente caldo de tioglicolato para emulsionar la muestra, añadir arena estéril en cantidad necesaria y moler en un mortero. Proceder vcomo en el muestra líquida.
  • Escobillones: Colocar el escobillón directamente dentro de los medios líquidos y utilizar otro escobillón para sembrar las placas. Si es necesario, se puede preparar una suspensión inoculante enjuaguagando suavemente el inóculo de un escobillón en aproximadamente 2 ml de medio de tioglicolato.
    • Calentar todo el medio líquido y semisólido en un baño de agua hirviente durante 10 minutos y enfriarlo antes de la inoculación

Fuente:

V. R. Dowell Jr., T. M. Hawkins (1975) Métodos de Laboratorio en Bacteriología Anaeróbica, Departamento de Salud Educación y Bienestar de E.U.A., Administración de Servicios de Salubridad y Salud Mental, Centro Regional de Ayuda Técnica, México/Buenos Aires.

H. J. Benson (2002) Cultivation of Anaerobes in: Microbiological Applications: Laboratory Manual in General Microbiology, 8th Edition, McGraw-Hill Higher Education, p.89.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s